sábado, 20 de febrero de 2010

...un niño miraba el mar

m
De tierra adentro tu ancho corazón,
tu estar serena. ¿Pero has visto el mar?
Te contaré que soy el mar y puedes
creerme. Allá en mi patria, cuando había
un niño solo junto al mar, viniste.
Como la ola de la playa, alegre
entrabas por mi corazón, lo mismo
que la ola en la playa. Y era yo,
con mis castillos en la arena, era
yo quien te recibía y te ponía
nombre de ave. Con el agua azul
te bautizaba: «'Tú serás la flor,
la golondrina que va y viene». iCómo
voló tu corazón en torno mío!
De mar adentro. Y ya te conocía,
pluma de ave que se va, campana
que ahora suena. Es ahora. ¿y aún no has visto
el mar? Yo soy el mar. Puedes creerme.
Como la ola de la playa, puedes,
debes creerme así. Vuelen tus alas,
sufra la luz el roce de tu cuerpo,
y yo en lo hondo de tu cuerpo viva,
hondo muchacho que una tarde buena
se acercó a ti, se emocionó a tu lado.
m
* * *
Un niño miraba el mar - Poema de Carlos Sahagún
- Playas de Almerimar -

viernes, 19 de febrero de 2010

Direcciones.... Decisiones...

Qué hacer cuando te plantas delante de algo tan simple, aparentemente, como es decidir si ir a la derecha o a la izquierda. No hablo de un cruce de caminos, no, en el que puedes seguir caminando recto, volverte, ir a siniestra o ir a diestra, quizás fuese hasta más simple estar en un cruce de caminos, sencillamente porque las opciones son más y la elección, a mi humilde parecer, más sencilla.
m
Estar delante, en cualquier momento de tu vida, de un cartel que marca al caminante una única dirección, dos sentidos diferentes a seguir, una señal clara y destinos antagónicos, ambos cruciales en tu vida, derroteros diferentes, muy diferentes, que depararán sensaciones únicas y exclusivas por igual, malos momentos, necesidades, buenas rachas, agobios, fortuna, amores, paisajes, contrastes, vida urbanita, vida tranquila, vistas de sierra y campo...

m
"Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio, desolado, que al tronco marchito de ese árbol le salieron brotes nuevos.

Mi padre dijo: "Estaba seguro de que ese árbol estaba muerto. Había perdido todas las hojas en el invierno. Hacía tanto frío, que las ramas se quebraban y caían como si no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida. Pero ahora advierto que aún alentaba la vida en aquel tronco".


Y volviéndose hacia mí, me aconsejó: "Nunca olvides esta importante lección. Jamás cortes un árbol en invierno. Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso. Nunca tomes las más importantes decisiones cuando estés en tu peor estado de ánimo. ¡Espera!. Se paciente. La tormenta pasará. Y recuerda que la primavera volverá".

Decidir significa resolver, tomar una determinación fija. No siempre es fácil decidir, y menos cuando la decisión puede tener un impacto considerable en nuestras vidas, pero aún se hace más difícil tener que afrontar este desafío cuando no estamos pasando el mejor de nuestros momentos, cuando anímicamente no estamos bien o cuando la inseguridad se apodera de nosotros. Esto hace mucho más difícil aún la gran tarea de decidir bien ante una situación límite o crucial y añadido propicia el sentirnos paralizados por el temor al fracaso rotundo.

En cualquier caso y siempre, toda decisión tendrá un coste y tendrá un rédito positivo, condicionado por nuestra capacidad de aguante y adaptación, que solo serenamente a nosotros nos toca calibrar y evaluar, a priori, con nuestra intuición principalmente y acompañado de nuestras ganas, a posteriori, por la experiencia misma podremos determinar si valió la pena. Siempre confía en ti, solo en ti.

jueves, 18 de febrero de 2010

...algo de color en días tan plomizos...

M
Os adelanto un poco la primavera y el verano de este 2010 con un poquito de color desde mi cámara. Es color del año pasado, pero el pasado muchas veces evoca nuestro futuro, sobre todo si aquél resultó agradable !!
M

viernes, 5 de febrero de 2010

Caracterizar con Photoshop !!



Sin duda, el retoque y caracterización en fotografía es otra forma de entender la fotografía, creo que puede coexistir la ortodoxia fotográfica de aquellos que solo aceptan las fotos tal cual salen de la cámara, con aquellos algo más flexibles que dan un toque con el retoque digital de luces y sombras, contraste y ciertas correcciones que enriquecen la foto, aquellos que convierten una foto en espectacular con el HDR, etc... y también el uso que del Photoshop o similares hacemos para la caraterización o caricaturización.

Con esta entrada quiero ilustrar esta parte del retoque fotográfico que me divierte tanto como cualquier otra, caracterizar con Photoshop, tomando como motivo una película que ha día de hoy lleva derroteros de convertirse en la más taquillera de la ahistoria, AVATAR y los habitantes de su mundo, los Na´vi !!