viernes, 30 de enero de 2009

Génesis de las fuentes de Aranjuez

Entré en el patio que un día fuera una fuente con agua.
Aunque no estaba la fuente, la fuente siempre sonaba.
Y el agua que no corría volvió para darme agua.
* * *
Rafael Alberti
(Un fragmento de Baladas y Canciones del Paraná).

Esta es la desembocadura de la Reserva Natural del Regajal o Mar Chico. Inicialmente esta lagunilla se contruyó para alimentar las fuentes de Aranjuez y sus Jardines, convirtiéndose con el paso del tiempo en un humedal especialmente protegido.

La represa se realizó con Granito del Colmenar de Oreja, todo el proyecto lo diseño y ejecutó el gran arquitecto Juan de Herrera a petición de Felipe II para el fin arriba comentado y, a la par, como area de recreo .

jueves, 29 de enero de 2009

Granada tardía

Siento haber desprovisto del color de la naturaleza a esta Granada de otoño que, por ser tardía y verde sin culpa, se merece ser imaginada como la imaginaría García Lorca.

* * *

Es la granada olorosa un cielo cristalizado. Cada grano es una estrella, cada velo es un ocaso. Cielo seco y comprimido por la garra de los años. La granada es como un seno viejo y apergaminado, cuyo pezón se hizo estrella para iluminar el campo. Es colmena diminuta con panal ensangrentado, pues con bocas de mujeres sus abejas la formaron. Por eso al estallar, ríe con púrpuras de mil labios... La granada es corazón que late sobre el sembrado, un corazón desdeñoso donde no pican los pájaros, un corazón que por fuera es duro como el humano, pero da al que lo traspasa olor y sangre de mayo. La granada es el tesoro del viejo gnomo del prado, el que habló con niña Rosa en el bosque solitario. Aquel de la blanca barba y del traje colorado. Es el tesoro que aun guardan las verdes hojas del árbol. Arca de piedras preciosas en entraña de oro vago.
La espiga es el pan. Es Cristo en vida y muerte cuajado. El olivo es la firmeza de la fuerza y el trabajo. La manzana es lo carnal, fruta esfinge del pecado, gota de siglos que guarda de Satanás el contacto. La naranja es la tristeza del azahar profanado, pues se torna fuego y oro lo que antes fue puro y blanco. Las vides son la lujuria que se cuaja en el verano, de las que la iglesia saca, con bendición, licor santo. Las castañas son la paz del hogar. Cosas de antaño. Crepitar de leños viejos, peregrinos descarriados. La bellota es la serena poesía de lo rancio,y el membrillo de oro débil la limpieza de lo sano. Mas la granada es la sangre, sangre del cielo sagrado, sangre de la tierra herida por la aguja del regato. Sangre del viento que viene del rudo monte arañado. Sangre de la mar tranquila, sangre del dormido lago. La granada es la prehistoria de la sangre que llevamos, la idea de sangre, encerrada en glóbulo duro y agrio, que tiene una vaga formade corazón y de cráneo. ¡Oh granada abierta!, que eres una llama sobre el árbol, hermana en carne de Venus, risa del huerto oreado. Te cercan las mariposas creyéndote sol parado, y por miedo de quemarse huyen de ti los gusanos. Porque eres luz de la vida, hembra de las frutas. Claro lucero de la floresta del arroyo enamorado.

¡Quién fuera como tú, fruta, todo pasión sobre el campo!
* * *
Federico García Lorca (1898 - 1936 ) - Canción oriental
(La Granada)
1920

miércoles, 28 de enero de 2009

Abuelo y nieto de regreso

Subiendo al Pico Peñalara, un día de intenso viento y niebla, con sol naciente entre bruma, al llegar a una de las zonas más expuestas, esta pareja, abuelo y nieto, decidieron darse la vuelta ante la imposibilidad de seguir la marcha. La foto recoge el momento en el que emprenden el regreso y el abuelo ayuda a su nieto a caminar mientras son zarandeados por rachas fortísimas del norte.

El Pico Peñalara entre nubes

El Peñalara entre nubes, fotografiado subiendo hacia la Bola del Mundo. El Peñalara es el pico más alto de la Sierra de Guadarrama con 2.428 metros de altitud. Ese día la niebla subía y bajaba, quedando en ocasiones bajo nuestros pies una alfombra de nubes grises sobre la que estábamos invitados a tumbarnos y descansar, sencillamente, cruzando el borde del camino.

lunes, 26 de enero de 2009

El violinista de Alcalá de Henares


Me siento, a veces, triste
como una tarde del otoño viejo;
de saudades sin nombre,
de penas melancólicas tan lleno...
Mi pensamiento, entonces,
vaga junto a las tumbas de los muertos
y en torno a los cipreses y a los sauces
que, abatidos, se inclinan... Y me acuerdo
de historias tristes, sin poesía... Historias
que tienen casi blancos mis cabellos.
m
* * *
"Melancolía" de Manuel Machado
m
Nunca ví una marioneta con tanta vida y tan melancólica. Actuaba en la Calle Mayor de la ciudad cervantina ante un reducido, pero muy agradecido, auditorio.

Piedras en el camino

Quiero correr como chiquillo, sin temor a la caída
Caer para sentir el suelo y llenarme de su tierra.
Buscar atajos en el viento, que le dan libertad al ave
Veredas anchas para abrir mis alas y volar sin norte.
Hoy me elevo hacia lo alto y me expando hacia lo ancho
No me limitan las piedras en el camino.
Voy a un destino que me pertenece, y lo voy haciendo al caminar
Veredas que avanzan mi llegada, y guardan mi tiempo.
* * *
Fragmento del poema "Veredas" (Ángel Rios)

Fuente Cubeiro

No se callaba la fuente, no se callaba…
Reía, saltaba, charlaba… Y nadie sabía lo que decía.
Clara, alegre, polifónica, columnilla salomónica
perforaba el silencio del Poniente y, gárrula, se empinaba para ver el sol muriente.
No se callaba la fuente. no se callaba…
Como vena de la noche, su barrena, plata fría , encogía y estiraba…
Subía, bajaba, charlaba… Y nadie sabía lo que decía.
Cuando la aurora volvía…
* * *
DICE LA FUENTE (Manuel Machado)
Fuente Cubeiro es una de las fuentes en las que te refrescas cuando llegas a Cotos bajando del Peñalara.

domingo, 25 de enero de 2009

Sol de invierno

Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz;
soy incorpórea, soy intangible.
* * *
Fragmento de un poema de Gustavo A. Becquer
Un momento de mis preferidos y también una foto de mis preferidas.

Mar de nubes en los pinares de Valsaín

2 fotos

Autorretrato y caprichos de la nieve

Formas en la nieve del Valle de Peñalara. No resistí la tentación de hacerme una foto con ellas.

Camino a seguir...

sábado, 24 de enero de 2009

Brumas del Tajo

Durante 4 días seguidos, en el camino que sigo al trabajo, veía esta espectacular postal. al 5º día decidí llevarme la cámara, dos objetivos, paré el coche en un desvío y a las 8 de la mañana de finales de diciembre del 2008 salieron estas bonitas postales.
__________________________

Folgaba el Rey Rodrigo
con la hermosa Cava en la ribera del Tajo,
sin testigo; el río sacó fuera el pecho, y le habló desta manera:
«En mal punto te goces, injusto forzador; que ya el sonido
oyo, ya y las voces, las armas y el bramido de Marte,
de furor y ardor ceñido. ¡Ay! esa tu alegría qué llantos acarrea,
y esa hermosa, que vio el sol en mal día, a España
¡ay cuán llorosa!, y al cetro de los Godos ¡cuán costosa!

Llamas, dolores, guerras, muertes, asolamientos,
fieros males entre tus brazos cierras,
trabajos inmortales a ti y a tus vasallos naturales;
a los que en Constantina rompen el fértil suelo,
a los que baña el Ebro, a la vecina Sansueña,
a Lusitaña: a toda la espaciosa y triste España.
Ya dende Cádiz llama el injuriado Conde,
a la venganza atento y no a la fama, la bárbara pujanza,
en quien para tu daño no hay tardanza.
Oye que al cielo tocacon temeroso son la trompa fiera,
que en África convoca el moro a la bandera
que al aire desplegada va ligera.
La lanza ya blandea el árabe cruel,
y hiere el viento, llamando a la pelea;
innumerable cuento de escuadras juntas veo en un momento.
Cubre la gente el suelo, debajo de las velas desparece la mar;
la voz al cielo confusa y varia crece; el polvo roba el día y le escurece.
¡Ay!, que ya presurosos suben las largas naves.
¡Ay!, que tienden los brazos vigorososa los remos,
y encienden las mares espumosas por do hienden.
El Éolo derecho hinche la vela en popa,
y larga entradapor el Hercúleo Estrecho con la punta acerada
el gran padre Neptuno da a la armada.

Fragmento de ODA VII - PROFECÍA DEL TAJO (Fray Luis de León)

Amanecer

Perro en Pampaneira (La Alpujarra)

A nuestro protagonista, justo en la hora de la comida, le olvidaron en la calle y desesperado miraba y gemía esperando que alguien le abriese y le convidase.

Retrato en ByN


Arquitectura en Düsseldorf. Edificios de Frank O. Gehry y Torre de Comunicaciones

Camino a cualquier lado.

Parece abandonada, pero no lo está, nos indica el camino al levante...
...y por aquí al poniente.

Reserva Natural "El Regajal" (mar de Ontígola)

Atardecer en la reserva Natural de "El Regajal" o "mar de Ontígola", sita en Aranjuez, muy cerca del pueblo toledano de Ontígola, del que toma su nombre.

Fue construido hacia el año 1572, durante el reinado de Felipe II. Para su construcción se contó con los arquitectos con más renombre de la época: Juan Bautista y Juan de Herrera.


En la mayor parte del humedal se encuentra presente el carrizo, enea y juncos, vegetación tipo palustre, que prácticamente cubre la laguna.


También se construyó, aunque éste ya en el 1735, un pequeño depósito unos cuantos metros aguas abajo del "Mar de Ontígola", conocido como "Mar Chico". Ambos abastecieron de agua a los numerosos jardines, huertas y fuentes con los que contaba Aranjuez.

El Mar de Ontígola, además, ha sido utilizado como sitio de recreo desde aquellos tiempos hasta la actualidad (incluso se introdujeron peces para la pesca, cuyas poblaciones en la actualidad están en aumento por las restricciones en la pesca según la normativa de Reservas Naturales).

Declarado en 1994 como Reserva natural, cuenta con una superficie de 635 hectáreas. A pesar de su tamaño, es considerado como uno de los espacios más importantes entomológicos de Europa, sobre todo mariposas, algunas de ellas endémicas y en grave peligro de extinción o muy amenazadas. Existe una subespecie autóctona.

Con el paso del tiempo este enclave y sus alrededores, se han ido transformando en el hogar ideal para las especies que lo habitan; además presenta una curiosa característica: sus aguas son saladas, debido a la naturaleza del suelo que le rodean ( yesos y margas).

Cerca del Collado Ventoso

Llegando al Collado Ventoso avanzamos flaqueados por una muralla de pinos centenarios realmente enormes, llega a dar miedo salirse del camino.

Por el camino encuentras restos de los que parecen viejas batallas de antaño, guerras entre los guardianes del bosque. Acompaña el silencio del lugar.

Perdido en los pinares de Valsaín

Estos son los pinares de Valsaín, en la madrileña Sierra de Guadarrama, siempre claros e infinitos, incluso cuando no lo están y no lo son.

Siempre algún "amigo" nos marca la ruta a seguir. Gracias por tus señales!!
Hora de adentrarse en sus entrañas, nos observan...